Quiero exportar mis productos ¿Cómo lo hago?


A menudo me he encontrado con empresarios que me hacen esta simple pregunta, pero bastante complicada de responder a menos que el propio empresario se haga, y responda, en realidad tres preguntas que son clave:

  1. ¿Por qué quiero exportar mis productos?
  2. ¿Debo exportar?
  3. ¿Puedo exportar?

 

¿POR QUÉ QUIERO EXPORTAR MIS PRODUCTOS?

¿Es porque has perdido cuota en tu mercado nacional y quieres vender fuera lo que no vendes en el país? Si este es el caso, entonces si empiezas a exportar, no frenes: si tu mercado nacional se recupera y frenas tus exportaciones, habrás perdido una oportunidad de oro, ya que te vas a cerrar las puertas a una futura exportación, por demostrar que no eres una empresa seria.

¿Por qué puedo vender más caro afuera? En este caso siempre te vas a encontrar a otro proveedor que va a vender más barato que tú. Si tu único diferencial es el precio, mejor no exportes.

¿Por qué quieres viajar? Un viaje de negocios no son unas vacaciones. SI quieres visitar otros países, aprovecha las vacaciones, porque en un viaje de negocios solo vas a trabajar, no tendrás tiempo para nada más.

Etc…..

Has de encontrar una respuesta que satisfaga las necesidades en tu negocio y te aporte beneficios a largo plazo.

 

¿DEBO EXPORTAR?

La respuesta es sencilla: a la que puedas, exporta ¡!!!

Hay más, pero te voy a enumerar tres beneficios por los que deberías de pensar en exportar tus productos:

A.- Diversificación de ventas

En vez de depender tus ventas en un solo mercado o país, realiza una diversificación de éstos mercados.

Pongamos por caso que solamente estás vendiendo en tu mercado nacional, si por alguna razón tus ventas en el país se disminuyen un 40%, entonces estarás vendiendo un 40% menos.

En cambio, pongamos por ejemplo que estás vendiendo en 10 países con una cuota del 10% de tu producción en cada uno de éstos países, si tus ventas en tu mercado nacional disminuyen en el mismo porcentaje (un 40%), para tu negocio, en total, ésta disminución te representará solamente un 4% de tus ventas totales. ¿Vas cogiendo la idea?

B.- Competitividad

Pongamos por ejemplo que estás fabricando al 40% de tu capacidad total. Aumentando tus ventas con las exportaciones y llegando al 100% de tu capacidad de fabricación, disminuyes tus costes de fabricación en un 60% pudiendo ser un 60% más competitivo al disminuir tu coste por unidad fabricada.

C.- Mejora en el producto

Te guste o no, estamos en un entorno de globalización mundial. Significa que, aunque estés vendiendo solamente en tu mercado nacional, tu competencia es mundial y si inicias la internacionalización de tus productos, te vas a encontrar con competencia también mundial. Esto te va a obligar a mejorar constantemente tu producto y adaptarlo a los mercados de destino a fin de ser más competitivo y darle un valor añadido a tu producto que no tenga tu competencia, repetimos, aún sea en tu único mercado nacional.

 

¿PUEDO EXPORTAR?

Los imposibles los podemos hacer reales pero los milagros no existen. Quien te diga que te va a vender o hacer vender tus productos en un plazo muy corto de tiempo es porque puede suceder dos cosas: va a llamar a la puerta adecuada en el momento adecuado (altamente improbable) o, lo más normal, te está mintiendo.

La exportación no es como correr los cien metros lisos sino más bien como correr una maratón. Y como toda maratón se ha de preparar y “entrenar” bien antes de correr una.

Lo mismo sucede con la decisión de querer iniciar las exportaciones de tus productos, te tienes que preparar en tres recursos clave de tu empresa para poder tener éxito:

  • Recursos Productivos: adaptación de los productos, embalaje, etiquetas, catálogos, etc…, a los diversos países de destino.
  • Recursos humanos: Departamento de Exportación, personal cualificado y con experiencia internacional. Directivos implicados en la nueva estrategia empresarial, etc…
  • Recursos financieros: capacidad de asumir incrementos en la producción, inversiones tanto en fabricación como recursos humanos, inversiones en promociones internacionales (catálogos, viajes, ferias, etc…).

 

Y PARA FINALIZAR

Iniciar la exportación, o incluso ampliar los mercados, no es tarea fácil (si fuera fácil todo el mundo lo haría y no habría lugar para consultoras como la mía). Implica un arduo trabajo y esfuerzo pero estoy aquí para ayudar y los resultados a obtener, los beneficios, son enormes como has podido comprobar anteriormente.

En todas las fases en la internacionalización de una empresa existen problemas. Enumero a continuación unos ejemplos, los más obvios:

  • ¿Dónde?, ¿en qué países puedo vender mi producto?
  • ¿A quién puedo vender mi producto?
  • ¿A qué precio se lo puedo vender?
  • ¿Cómo se lo hago llegar?
  • ¿Qué documentación necesito yo y necesita mi cliente?
  • ¿Cómo me puedo asegurar que me va a pagar?
  • Etc…

 

Desde Consultoría Molero te puedo ayudar a ti y a tu negocio a exportar, asesorándote en todo el proceso, desde el inicio. Incluso no tendré reparos en decirte que no exportes si llega el caso, para que no pierdas ni tiempo ni, sobretodo, tu dinero.

Quiero tener únicamente clientes satisfechos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *