Es de sobras conocido que China es en la actualidad, la fábrica del mundo entero. Sus bajísimos salarios, sus horarios de esclavo hace que los productos fabricados en dicho país tengan unos precios altamente competitivos, pero, normalmente, no su calidad.

Además, es el principal (y con muchísima diferencia) culpable de la contaminación que sufre nuestro planeta y del efecto invernadero.

 Esta sensación de creerse el ombligo del mundo les hace, normalmente, ser demasiado soberbios en muchos aspectos del comercio internacional como es la forma de pago anticipada que es casi una obligación si uno quiere obtener sus productos. Nos hacen doblegarnos a sus precios, plazos de entrega, calidad (habitualmente inexistente)…y hasta a su idioma!!!!!

 En los últimos tiempos estoy recibiendo correos electrónicos completa y absolutamente escritos en: chino, mandarín y demás. Sin ni una sola palabra escrita en, por otra parte el idioma internacional del comercio, inglés.

 Si ya de por sí, la soberbia china sobrepasa la educación básica, que los fabricantes chinos piensen que tienen todo el derecho a escribir en su jeroglífico lenguaje y que todo el mundo tiene que callar, tragar y comprarles sobrepasa ampliamente la estupidez humana (de la que Einstein estaba casi convencido de que era infinita).

 Si me han ido siguiendo en el blog, habrán comprobado de que comprar en China no es santo de mi devoción por múltiples motivos (a pesar de que estamos asesorando a clientes en éste sentido, el profesionalismo es, evidentemente, lo primero), pero de ahí a tener que encima tener que rogarles me escriban en inglés sobrepasa ampliamente la mínima educación que un proveedor ha de tener para con sus clientes.

 ¿Se imaginan que le pasaría a un proveedor de otro país que hiciera lo mismo?

 Estoy convencido de que tendría que cerrar la fábrica en dos meses por no vender ni una aguja….

Y China sigue incrementando sus ventas anualmente y nosotros seguimos tragando lo que nos echen….!!!!!

Deja tu comentario y sigueme